Beneficios de usar la toxina botulínica para tratamientos faciales contra las arrugas y el envejecimiento

El botox es una de las sustancias que seguro has escuchado nombrar una y otra vez en tratamientos de belleza, se utiliza principalmente para frenar el avance de las arrugas y en otros tratamientos estéticos. Cómo médicamente se le conoce, la toxina botulínica es empleada mayormente en el rostro de las personas con la finalidad de que luzcan una piel mucho más joven y renovada sin necesidad de someterse a cirugías complicadas. 

En qué consiste la aplicación de la toxina botulínica 

A este tratamiento se le ha dado el nombre coloquial de botox, y trata sobre un medicamento con fines estéticos que debe ser aplicado únicamente en centros de medicina y cirugía estética con experiencia y especializados en la materia. Es un producto que se encuentra en el ámbito cosmetológico desde el año 88, hasta existen datos que narran su presencia en la segunda Guerra mundial como un arma química, cosa que en realidad no ocurrió. 

Ahora bien, en la actualidad podemos decir que es una medicina capaz de lograr paralizar los músculos que están localizados, pero de forma limitada con el paso del tiempo. Es decir, previene de forma momentánea que los factores que promueven las arrugas sigan avanzando y por ello, es necesario hacer el procedimiento con frecuencia. 

El efecto del botox no es eterno, y una vez que se inyecta en alguna zona del cuerpo el efecto tiene plazo de vencimiento. Debido a esto, los pacientes deben recurrir de forma periódica a su médico tratante para que esté aplique una segunda dosis. Luego, después de un par de meses el proceso comienza nuevamente. 

Beneficios del botox

Tratamientos en los que está permitido el botox 

El objetivo primordial de la toxina botulínica es tratar las líneas de expresión que envejecen el rostro, así como también en los pliegues faciales que deprimen el contorno facial. Pero, a pesar de que estos procedimientos sean medianamente sencillos, el paciente debe asegurarse de asistir a centros y clínicas especialistas en botox cerca de ti dónde recibirás las instrucciones necesarias a seguir posterior a la aplicación para que el resultado sea el esperado. 

Otros espacios de la medicina que también se tratan con botox son las migrañas y la sudoración excesiva. En el primer caso a forma de terapia, y en el segundo, se aplica para frenar las glándulas sudoríparas que hacen que las personas suden profundamente. 

El botox permite al rostro una mejor apariencia, ya sea que se coloque en el corriendo de los ojos para disimular la apariencia de bolsas y ojeras, o en las cejas para levantar la mirada. Cómo hemos dicho, todo estos procedimientos son delicados y deben ser realizados o supervisados por expertos, dado que las consecuencias de una mala práctica pudieran ser irreversibles. Si bien no es algo que necesite mayores circunstancias, es todo un arre con la aguja llegar a los lugares donde el rostro necesita de la magia del botox. 

Ventajas de los tratamientos con botox 

Sin duda alguna, una de las ventajas que más resaltan los usuarios es que se trata de un tratamiento indoloro, es decir, no produce ninguna clase de malestar o molestia dado que se trata de una aguja muy fina. Una vez que el médico ha localizado el músculo a paralizar, el botox promueve una especie de relajación en el mismo y este se queda sin movimiento. Pero, el más grande beneficio de recibir botox es que no es necesario un procedimiento quirúrgico, con bisturí. 

Adicional a ello, la toxina botulínica es propicia para aplicar durante cualquier época o temporada del año sin que ello suponga efectos adversos. No es contraproducente a la luz solar –aunque siempre es justo y necesario el uso de bloqueador– y pueden verse los cambios en el rostro de forma inmediata.

×

WhatsApp de GrupoLasGuías

× Publicar mi artículo