¿Cuál es el comportamiento del consumidor después del COVID-19?

Todos sabemos que la pandemia del COVID-19 ha cambiado el mundo tal y como lo conocíamos y uno de los sectores que se ha visto más afectado ha sido el del comercio. La gente va menos a las tiendas físicas y compra más por internet. Esto fue especialmente cierto durante el confinamiento por razones obvias, pero incluso después vemos que esta tendencia se mantiene fuerte.

Ya sea por miedo al contagio, por evitar las colas que se forman por los aforos limitados o por no querer pedir cita previa en los casos y lugares donde se está obligando, muchas personas están derivando determinadas compras a la red.

Aunque es una tendencia que ya venía en aumento desde hace años, el comercio online tras el COVID-19 ha sido uno de los principales beneficiados de esta crisis mundial. Sin duda, las tiendas online más conocidas o mejor posicionadas en los buscadores han sido las que han sacado más provecho, pero incluso muchas pequeñas empresas o autónomos se han lanzado a vender por internet para intentar compensar la bajada de ventas en sus establecimientos físicos.

Vender por internet

¿Cómo podemos aprovechar esta situación para ganar dinero?

Dando el salto a la venta online, ya sea vendiendo nuestros propios productos u otros vendidos por terceros. Esto último que puede parecer un poco extraño es, de hecho, uno de los métodos más utilizados a la hora de vender por internet. Vamos a explicarlo.

El dropshipping es una forma de trabajar que nos permite vender productos sin que previamente los hayas tenido que comprar y almacenar. Se alteran los canales de distribución habituales en los que los proveedores sirven a las tiendas y estas entregan los artículos al consumidor final. El comercio sigue vendiendo directamente al comprador, pero es el proveedor quien le envía el producto directamente.

¿Cómo funciona el dropshipping?

Para empezar, necesitamos tener una tienda online. A continuación tendremos que ponernos en contacto con empresas que ofrecen el servicio de dropshipping para entregar sus productos al cliente final. Algunas se especializan en determinados tipos de bienes, mientras que otras son mucho más generalistas y ponen a nuestro alcance una enorme cantidad de artículos diferentes.

Lo ideal es poder conectar automáticamente el catálogo y el inventario de nuestra tienda online con el stock y los precios de los proveedores, aunque no resulta sencillo si no tenemos conocimientos de informática o contamos con alguna herramienta profesional que lo haga por nosotros.

Tienda online con dropshipping

Una vez tengamos listo nuestro catálogo de venta en internet (que, recordemos, no tendremos almacenado nosotros, sino los distintos proveedores con los que trabajemos), ya estaremos preparados para empezar a vender a los usuarios.

La gran ventaja del dropshipping radica especialmente en ser capaces de vender todo tipo de productos sin tener que guardarlos en ningún almacén nuestro. ¡Incluso alguien desde su casa podría estar haciendo miles de ventas al mes sin tocar nunca un producto!

Por otro lado, seguiremos teniendo muchas de las obligaciones de cualquier otra tienda online que sí almacene y envíe sus propios artículos. Estamos hablando de la atención al cliente, la gestión de las devoluciones, el posicionamiento en buscadores, la generación de contenido único para la tienda, la presentación de impuestos…

En definitiva, el dropshipping nos brinda la magnífica oportunidad de poner en marcha un comercio en internet sin precisar una gran inversión para hacer stock ni tener que preparar los paquetes para enviarlos. Pero no debemos olvidar que seguimos teniendo una serie de obligaciones que deberemos atender de forma adecuada.

Los productos más demandados durante el confinamiento

Desde que se declaró el estado de alarma en España el pasado 14 de marzo y el consecuente confinamiento obligatorio en casa, salvo para ciertas excepciones, es evidente que multitud de negocios están sufriendo las consecuencias económicas derivadas. Pero hoy queremos ser positivos y mirar la situación desde otro ángulo. En concreto, vamos a hablar de los sectores o productos más demandados durante esta situación.

Dejando de lado los más evidentes en un estado de pandemia y los que más se han nombrado en las noticias (mascarillas, gel desinfectante, papel higiénico, comida no perecedera…), la verdad es que ciertos artículos han visto crecer su demanda de forma espectacular. Vamos a clasificarlos en tres grupos: deporte en casa, mejoras en la vivienda y/o el jardín y decoración / restauración.

Hacer deporte en casa durante el confinamiento

Aunque España es un país con mucho sedentarismo, también hay millones de personas que disfrutan practicando deporte fuera de casa: salir a correr o en bicicleta, ir al gimnasio, jugar a fútbol, basket, tenis o cualquier otro deporte… Pero, ¿qué pasa cuando nos hallamos en una situación como la actual, ciertamente inesperada? De repente, ya no podemos hacer muchas de esas actividades que tanto nos gustan.

Bici estática, uno de los productos más demandados

Por esta razón, mucha gente está haciendo compras de productos que les permiten seguir practicando, al menos hasta cierto punto, sus pasiones. Son principalmente tres:

  • Cintas de correr: el sustituto ideal si nos gusta salir al exterior a hacer running, footing o jogging. Desde luego no es lo mismo correr en el salón de casa que en la calle, pero al menos podemos mantenernos en forma mientras dure el confinamiento. Algunas ideas que pueden ayudarnos a distraernos mientras corremos encima de la cinta de correr son marcarnos unos objetivos en kilómetros, escuchar música o ver algo interesante en la TV.
  • Bicicletas estáticas o rodillos para bici: esta es la opción para los amantes de pedalear, ya sea en carretera o por la montaña. Una vez más, poco tiene que ver con la verdadera actividad en el exterior, pero también nos servirá para mantener las piernas fuertes y quitarnos un poco el «mono».
  • Aparatos de musculación: los que se machacan en el gimnasio haciendo pesas saben lo mucho que cuesta conseguir un cierto nivel de musculación y tirarse varias semanas sin entrenar puede ser un desastre que eche a perder todos los esfuerzos. Es por esto que la venta de aparatos destinados a fortalecer los músculos se han disparado también durante el estado de alarma.

Hay muchas otras actividades que podemos hacer en casa para mantenernos en forma, en forma de ejercicios aeróbicos, yoga, etc… Si tenemos un jardín, también podemos aprovechar para correr, jugar a basket…

Hacer mejoras en la vivienda o el jardín

Si algo tiene la gente que está encerrada en casa y no tiene que trabajar ni pasarse todo el día cuidando niños es tiempo. Por lo tanto, es el mejor momento para hacer esas mejoras, obras, chapuzas, mantenimientos, arreglos, etc… que siempre aplazábamos por falta de tiempo o de ganas.

Por esa razón, también se ha notado un aumento considerable en la venta de aparatos y herramientas necesarios para llevar a cabo según qué tareas, como taladros, lijadoras, motosierras, andamios, cortacéspedes y muchos otros.

Decoración y restauración

De forma parecida al punto anterior, estos días parecen ideales para decorar nuestros hogares. Con tiempo de sobra para pensar qué nos gustaría hacer y, sobretodo, llevarlo a cabo, muchos se distraen pintando habitaciones con nuevos colores, empapaleando paredes, colgando o distribuyendo cuadros, restaurando muebles…

En consecuencia, también ha aumentado la venta (online, por supuesto) de pintura, papel de pared, cuadros, figuras y muchos otros productos.

Como veis, todo lo que hemos hablado va enfocado a llenar las largas horas de confinamiento, ya sea manteniéndonos en forma, haciendo deporte o aprovechando para mejorar nuestras viviendas en algún sentido. Claro está, los que seguimos trabajando al 100% o cuidando de niños pequeños todo el día… ¡no podemos hacer nada de todo esto!

Nos despedimos deseando que todos vosotros y vuestros familiares y amigos se encuentren bien. ¡Ánimo!

× Publicar mi artículo