El teletrabajo puede haber llegado para quedarse

La implantación del teletrabajo entre las empresas españolas era muy pequeña antes de la crisis del COVID-19, los últimos datos del año pasado arrojaban una cifra del 8,4% de empleados que utilizaban esta modalidad de trabajo. Además, buena parte de ellos lo hacía ocasionalmente o solo algunos días a la semana.

Según un estudio del Banco de España, hasta el 30% de los puestos de trabajo en nuestro país podrían llegar a realizarse a distancia, una cifra que solo hemos alcanzado ahora, obligados por la pandemia y el consiguiente confinamiento.

Los datos de España nos colocaban a la cola de la UE, ocupando el puesto 19 del total de 28 países que la forman. Estábamos lejos de la media europea (13,5%), de los países más grandes (Alemania 11,6% / Francia 20,8%) y muy lejos de los países del norte, como Holanda (38,4%) o Suecia (33,1%).

Porcentaje de teletrabajo en los países de la UE

En otro artículo vimos las mejores herramientas para el teletrabajo y explicábamos también que un elevado porcentaje de trabajadores querría poder optar por este tipo de trabajo y que cada vez había más empresarios que lo veían con buenos ojos.

Siguiendo con el estudio del Banco de España, estos son los sectores que más y mejor podrían adaptarse al trabajo remoto: servicios financieros y de seguros, actividades relacionadas con la información y las telecomunicaciones, los servicios inmobiliarios, los del transporte y el almacenamiento o los del suministro de energía. Todos estos podrían tener entre un 40 y un 65% de empleados teletrabajando.

Obviamente, algunos tipos de empresas no pueden plantearse esta opción, como aquellas en las que el trabajo físico es indispensable. Sin embargo, como hemos visto, en España hay un amplio margen de mejora en este sentido.

A raíz de la situación actual a causa del coronavirus, nos encontramos en el momento ideal para dar un fuerte impulso al teletrabajo en España. Muchos empresarios españoles eran reacios a esta modalidad de trabajo, muchas veces por desconocimiento o por miedos infundados. Ahora son muchos los que han visto que es una opción viable que, además, cuenta con muchas ventajas.

Como sabéis, en Grupo LasGuías hablamos a diario con muchos empresarios y autónomos y hemos notado un creciente interés por el teletrabajo. Por poner un ejemplo real (sin dar datos reales lógicamente) es muy llamativo el caso de un empresario con oficinas en una de las zonas más caras de la ciudad de Barcelona.

Este empresario tenía alquilados 200m² de oficinas y antes de la pandemia estaba mirando de ampliarlo a un total de 300m². Teniendo en cuenta que el precio medio de las oficinas en las mejores zonas de Barcelona es de 27€/m²/mes, estaríamos hablando de un total de 8.100€ mensuales.

Pues bien, al darse cuenta ahora de que el 90% de sus trabajadores puede realizar sus labores perfectamente desde casa, ha decidido que todos estos empleados continuarán teletrabajando y la ampliación prevista de la superficie de las oficinas se ha convertido en una reducción, para un total de 90m².

Este empresario ha pasado a pagar solamente 2.430€/mes por su espacio de oficina, por los 8.100€ que hubiese pagado de haber llevado a cabo la ampliación prevista. Un ahorro de 5.670€. ¡Al mes!

Y aquí no estamos incluyendo otros gastos asociados, como electricidad, agua, calefacción/refrigeración, limpieza, etc…

El teletrabajo tiene otras ventajas: los empleados, normalmente, están más contentos y aumenta la productividad. Al disminuir los desplazamientos en vehículos privados, reducimos la contaminación en nuestras ciudades y los trabajadores ahorran dinero en gasolina.

Y recordemos que siempre podemos hacer reuniones presenciales de vez en cuando si es necesario o no le acaban de gustar las videoconferencias. Si algo bueno puede salir de esta terrible crisis que nos ha traído el COVID-19, quizás sea que en el futuro tendremos empresas más eficientes y más rentables, empleados y empresarios más felices y menos contaminación en nuestras calles.

Se retrasan los impuestos para pymes y autónomos

Hoy mismo el gobierno español ha aprobado prolongar el plazo de presentación de los impuestos trimestrales de pymes y autónomos un mes. La medida incluye los impuestos del IVA, el IRPF y Sociedades, que tendrían que haber sido presentados a muy tardar el 20 de abril.

Con este aplazamiento la nueva fecha límite pasa a ser el 20 de mayo y el último día para realizar la presentación domiciliando el pago sería el 15 de mayo. Además, todos aquellos autónomos y empresarios que ya hubiesen presentado las declaraciones antes de hoy se beneficiarán igualmente de esta medida. Así pues, el pago domiciliado se ejecutará de todas formas el 20 del próximo mes.

Es una medida que hemos estado defendiendo en Grupo LasGuías desde hace días, del mismo modo que han hecho asociaciones de autónomos, de asesores, de técnicos de Hacienda, de economistas o incluso el defensor del pueblo. El pago de los impuestos deberá realizarse de todos modos el próximo mes, pero está moratoria puede ayudar económicamente a muchas pymes y muchos autónomos.

Igualmente recordamos, como ya explicamos en otro artículo, la posibilidad de aplazar el pago de las cuotas de autónomo hasta 6 meses para aquellos trabajadores por cuenta propia y las empresas que no puedan hacer frente a este gasto en estos momentos de crisis.

Vemos así como el gobierno de España va aplicando poco a poco nuevas ayudas para intentar paliar en lo posible la terrible situación económica en la que nos hayamos. En ocasiones podemos sentir que estas medidas llegan tarde o incluso justo en el límite, por ejemplo la medida de hoy sobre los impuestos, ya que mañana día 15 era la fecha límite para su presentación si queríamos domiciliar el pago.

Indicar que esta medida beneficiará a tres millones y medio de autónomos y empresarios, suponiendo una amplísima mayoría, ya que el único requisito es facturar menos de 600.000 €.

En Grupo LasGuías tratamos a diario con decenas de empresas y sabemos que estos anuncios del gobierno español ayudan en parte a continuar adelante, soportando la situación de crisis que estamos teniendo que afrontar estos días.

También hoy se han conocido las previsiones del FMI respecto al PIB y el nivel de paro para muchos países del mundo. Para España se espera una caída del PIB del 8 %, que sería la mayor desde los años 30, así como una tasa de paro del 20%. Sin embargo, para el año 2021 la previsión es volver a crecer con fuerza, volviendo a niveles similares o algo inferiores a los que teníamos antes de la crisis, aunque para ello quizás tengamos que irnos hasta el 2022.

En Grupo LasGuías creemos que nos hallamos ante una crisis muy profunda y muy rápida, pero que la recuperación será igualmente rápida y fuerte, con el apoyo de los gobiernos y de tipos de interés muy bajos. Lamentablemente, algunas empresas se quedarán por el camino, pero también surgirán nuevas oportunidades. ¡Ánimo a todos que de esta saldremos juntos y reforzados!

Se prolonga el estado de alarma hasta el 26 de abril

Pedro Sánchez acaba de anunciar que, como era de esperar, el estado de alarma en España se prolonga 15 días más, por lo tanto llegaríamos hasta el 26 de abril. La situación actual con el coronavirus no permite el levantamiento de las medidas de confinamiento y distanciamiento social aplicadas todavía, de lo contrario nos arriesgamos a un nuevo brote fuerte del virus que tendría consecuencias nefastas.

Lo que sí ha anunciado Pedro Sánchez es que después de los festivos de Semana Santa volverán a abrir aquellas empresas consideradas no esenciales. Es decir, volveríamos a un estado de alarma con las mismas condiciones que teníamos hasta hace una semana, antes de que el gobierno español anunciase el cierre de toda actividad no esencial.

Es decir, el permiso retribuido recuperable que se anunció finalizará el día 9 de abril tal y como se había previsto desde un principio. Después del día 9 llegan los días festivos principales de la Semana Santa, tras los cuales se reemprenderia el funcionamiento casi normal de las empresas e industrias en España, siendo el día de vuelta o bien el lunes 13 de abril o el martes 14 de abril, dependiendo de la comunidad autónoma.

Los datos parecen indicar que ya se puede haber llegado al pico de la enfermedad en el territorio español y las cifras empiezan a mostrar un ligero descenso en contagios, personas hospitalizadas, personas que precisan de la UCI o incluso el número de fallecidos. Todo esto nos permite ser optimistas para el futuro a corto plazo, pero siempre con mucha prudencia. Lo que no podemos hacer ahora es volver a la normalidad de golpe porque de buen seguro se volverían a disparar los casos, se volverían a colapsar los hospitales y tendríamos que volver a empezar de cero, lo cual sería un auténtico desastre 

Ahora mismo llevamos ya 3 semanas en estado de alarma, tres semanas confinados en casa y sabemos de forma segura que todavía nos quedan como mínimo 3 semanas más, lo cual nos llevaría a un total de un mes y medio de confinamiento. Tal y como ha dicho Pedro Sánchez este mediodía, el estado de alarma no terminará el 26 de abril. Sin embargo, si los datos continúan mostrando una victoria en la lucha contra el coronavirus, a partir de ese día se podrán empezar a reducir las medidas aplicadas, intentando una vuelta a la normalidad parcial que incluiría que pudiésemos hacer algo más de vida social y relacionarnos más con los demás.

Después de la fecha del 26 de abril es cuando el gobierno pretende empezar un desescalamiento de la situación y nos llevaría a ir volviendo a la normalidad de forma paulatina. Todo parece indicar que el uso de mascarillas en la calle va a ser obligatorio y eso nos permitirá a los ciudadanos salir más de casa y recuperar en parte nuestra vida social. Para ello es preciso que el abastecimiento y la venta de mascarillas se generalice para que todas las personas tengan acceso a ellas de forma fácil. Está claro que nuestro mundo no volverá a ser el mismo después de la crisis del coronavirus, pero todos juntos debemos seguir sacrificándonos y luchando para tener un futuro lo mejor posible.

Esperamos que después de Semana Santa la economía empiece a recuperarse parcialmente aunque, como sabemos, todavía habrá muchos negocios cerrados. Los ERTEs se han generalizado en muchas empresas y sabemos que la vuelta a los puestos de trabajo no será hasta que termine el estado de alarma y eso nos va a llevar como mínimo hasta el 26 de abril.

Los productos más demandados durante el confinamiento

Desde que se declaró el estado de alarma en España el pasado 14 de marzo y el consecuente confinamiento obligatorio en casa, salvo para ciertas excepciones, es evidente que multitud de negocios están sufriendo las consecuencias económicas derivadas. Pero hoy queremos ser positivos y mirar la situación desde otro ángulo. En concreto, vamos a hablar de los sectores o productos más demandados durante esta situación.

Dejando de lado los más evidentes en un estado de pandemia y los que más se han nombrado en las noticias (mascarillas, gel desinfectante, papel higiénico, comida no perecedera…), la verdad es que ciertos artículos han visto crecer su demanda de forma espectacular. Vamos a clasificarlos en tres grupos: deporte en casa, mejoras en la vivienda y/o el jardín y decoración / restauración.

Hacer deporte en casa durante el confinamiento

Aunque España es un país con mucho sedentarismo, también hay millones de personas que disfrutan practicando deporte fuera de casa: salir a correr o en bicicleta, ir al gimnasio, jugar a fútbol, basket, tenis o cualquier otro deporte… Pero, ¿qué pasa cuando nos hallamos en una situación como la actual, ciertamente inesperada? De repente, ya no podemos hacer muchas de esas actividades que tanto nos gustan.

Bici estática, uno de los productos más demandados

Por esta razón, mucha gente está haciendo compras de productos que les permiten seguir practicando, al menos hasta cierto punto, sus pasiones. Son principalmente tres:

  • Cintas de correr: el sustituto ideal si nos gusta salir al exterior a hacer running, footing o jogging. Desde luego no es lo mismo correr en el salón de casa que en la calle, pero al menos podemos mantenernos en forma mientras dure el confinamiento. Algunas ideas que pueden ayudarnos a distraernos mientras corremos encima de la cinta de correr son marcarnos unos objetivos en kilómetros, escuchar música o ver algo interesante en la TV.
  • Bicicletas estáticas o rodillos para bici: esta es la opción para los amantes de pedalear, ya sea en carretera o por la montaña. Una vez más, poco tiene que ver con la verdadera actividad en el exterior, pero también nos servirá para mantener las piernas fuertes y quitarnos un poco el «mono».
  • Aparatos de musculación: los que se machacan en el gimnasio haciendo pesas saben lo mucho que cuesta conseguir un cierto nivel de musculación y tirarse varias semanas sin entrenar puede ser un desastre que eche a perder todos los esfuerzos. Es por esto que la venta de aparatos destinados a fortalecer los músculos se han disparado también durante el estado de alarma.

Hay muchas otras actividades que podemos hacer en casa para mantenernos en forma, en forma de ejercicios aeróbicos, yoga, etc… Si tenemos un jardín, también podemos aprovechar para correr, jugar a basket…

Hacer mejoras en la vivienda o el jardín

Si algo tiene la gente que está encerrada en casa y no tiene que trabajar ni pasarse todo el día cuidando niños es tiempo. Por lo tanto, es el mejor momento para hacer esas mejoras, obras, chapuzas, mantenimientos, arreglos, etc… que siempre aplazábamos por falta de tiempo o de ganas.

Por esa razón, también se ha notado un aumento considerable en la venta de aparatos y herramientas necesarios para llevar a cabo según qué tareas, como taladros, lijadoras, motosierras, andamios, cortacéspedes y muchos otros.

Decoración y restauración

De forma parecida al punto anterior, estos días parecen ideales para decorar nuestros hogares. Con tiempo de sobra para pensar qué nos gustaría hacer y, sobretodo, llevarlo a cabo, muchos se distraen pintando habitaciones con nuevos colores, empapaleando paredes, colgando o distribuyendo cuadros, restaurando muebles…

En consecuencia, también ha aumentado la venta (online, por supuesto) de pintura, papel de pared, cuadros, figuras y muchos otros productos.

Como veis, todo lo que hemos hablado va enfocado a llenar las largas horas de confinamiento, ya sea manteniéndonos en forma, haciendo deporte o aprovechando para mejorar nuestras viviendas en algún sentido. Claro está, los que seguimos trabajando al 100% o cuidando de niños pequeños todo el día… ¡no podemos hacer nada de todo esto!

Nos despedimos deseando que todos vosotros y vuestros familiares y amigos se encuentren bien. ¡Ánimo!

Nuevas medidas para autónomos

Como ya pedíamos en Grupo LasGuías unos días atrás, se han aprobado por parte del gobierno nuevas medidas para apoyar a los autónomos en esta situación actual que estamos sufriendo por causa de la pandemia del coronavirus. Estas medidas incluyen la posibilidad de aplazar el pago de las cuotas de autónomo hasta 6 meses. Para ello es necesario que solicitemos expresamente a la Seguridad Social que queremos acogernos a esta posibilidad y entonces podremos, como decíamos, aplazar el pago de la cuota de autónomo.

Obviamente esto no significa que nos perdonen la cuota; simplemente que aplazamos el pago para más adelante, esperando que en unos meses nuestro negocio esté funcionando mejor, ganando más dinero que en la actualidad y, por lo tanto, disponer de más ingresos para cumplir con nuestras obligaciones para con la Seguridad Social. Tenemos que tener muy presente que estos pagos, si los aplazamos, tendremos que hacerlos más adelante. Es decir, si estamos ahora pagando por ejemplo los casi 300 € de cuota mínima y aplazamos por ejemplo tres meses del pago de la cuota, llegará un momento, cuando volvamos a disponer de más dinero, que tendremos que hacer frente al pago de ese mes más los 3 meses que hemos aplazado. Es decir, 4 pagos en total y claro, estamos hablando de casi 1200 € que tendríamos que pagar de golpe. Por lo tanto es importante que nos organicemos y que sepamos que debemos ese dinero que, por supuesto, será sin intereses, pero tarde o temprano tenemos que pagarlos y ser muy consciente de ello. La única posibilidad de ahorrarnos completamente la cuota de autónomo es si nos acogemos al cese de actividad que, como sabemos, nos permite cobrar el llamado paro del autónomo y además, en esta situación a causa del coronavirus, el gobierno se hace cargo también del pago a la Seguridad Social de la cuota.

Hemos mencionado por lo tanto hasta ahora en el artículo dos medidas para apoyar a los autónomos. En concreto la facilidad para acceder al cese de la actividad y la posibilidad de aplazar hasta 6 meses el pago de la cuota de autónomos. A esto hay que añadirle el anuncio que nos permite acceder más fácilmente a préstamos con el aval de hasta el 80% de la cuantía por parte del gobierno español. Cómo vemos estas medidas son buenas y pueden resultar muy útiles a muchos autónomos y pequeñas empresas. Sin embargo, nos hemos fijado en que todo va enfocado a retrasar los pagos, es decir pagando las cuotas más tarde o pidiendo préstamos para hacer frente a los gastos que tenemos que afrontar en nuestro negocio, que puede ir desde el pago de impuestos (que precisamente hay que hacer ahora en el mes de abril) hasta simplemente gastos que tenga nuestro negocio que, como sabemos, pueden ser múltiples: desde salarios, pago de proveedores, pago de servicios, etc…

Por lo tanto, encontramos a faltar desde Grupo LasGuías algún tipo de medida que no sea solo aplazar nuestros pagos, sino también algún tipo de perdón de estos pagos porque sí, llegará un momento en que nuestros negocios podrán volver a funcionar con cierta normalidad, pero hay una gran variedad de sectores con sus particularidades. Algunos se recuperarán más deprisa y volverán a la normalidad con rapidez, otros sectores incluso llegarán al punto de recuperar las pérdidas o la falta de negocio que han tenido durante el estado de alarma (un ejemplo podrían ser los concesionarios de coches que obviamente ahora mismo no están vendiendo coches. pero las familias y las empresas que tuviesen en mente comprar un automóvil lo van a hacer más adelante cuando esta situación ya haya terminado. Es decir ahora mismo los concesionarios están sufriendo una reducción enorme en ventas pero podrán recuperarlas cuando todo esto vuelva a ser normal).

Por otro lado tenemos ciertas actividades empresariales que de ningún modo podrán recuperar las pérdidas por la falta de ingresos que han sufrido, que están sufriendo ahora mismo, durante el confinamiento. Es sobretodo aquí donde pienso que el gobierno debería idear algún tipo de medida para que estas empresas que antes funcionaban más o menos bien no se vean ahora abocadas totalmente al cierre por ser incapaces de hacer frente a sus pagos. Está muy bien que puedan aplazar por ejemplo el pago de las cuotas de autónomo. Está muy bien que puedan pedir préstamos con el aval del gobierno. Pero estas cuotas y estos préstamos hay que devolverlos y, si resulta que antes el negocio ya llegaba justo a final de mes, aunque volvamos a la normalidad es de entender que no podrá hacer frente a la devolución de esas cuotas o de esos préstamos.

Sabemos que la situación actual es terrible y el gasto que España y el resto de países de todo el mundo deberán afrontar para paliar las consecuencias del coronavirus son enormes y requerirá de un esfuerzo muy importante por parte de instituciones, empresas, autónomos, trabajadores, en definitiva todas las personas. Aún y así, hay que hacer el mayor de los esfuerzos para que ninguna empresa, o al menos el menor número de empresas, se vean obligadas a cerrar por culpa de la actual crisis.

Cierran todas las empresas no esenciales, permiso retribuido recuperable

Pedro Sánchez ha anunciado esta tarde la prohibición para todos los trabajadores de salir de sus casas para acudir a sus puestos de trabajo, siempre y cuando sean considerados como no esenciales. Lo ha llamado un «permiso retribuido recuperable«. Vamos a explicar los detalles.

¿Qué trabajos o tipo de empresas estarían afectadas? Bien, resulta más fácil y rápido enfocar la pregunta al revés…

Noticias COVID-19

¿Qué trabajos se consideran esenciales?

De momento no disponemos de la lista definitiva de actividades empresariales o profesionales que podrán continuar trabajando con normalidad, pero sí sabemos que entre las empresas esenciales se encuentran los siguentes grupos:

  • Alimentacion: aquí se incluye toda la cadena alimenticia, es decir, desde los productores de comida (fábricas, ganadería, agricultura, pesca…) hasta el punto de venta final (supermercados, tiendas de alimentación), pasando, lógicamente, por el transporte de los alimentos.
  • Sanitarios: obviamente, los grandes héroes de esta terrible pandemia de coronavirus que estamos sufriendo son más necesarios que nunca. Hablamos de médicos y enfermeras, pero también de otro personal complementario cuya labor es igualmente imprescindible, como limpieza, lavado de ropa, etc… En este grupo también estarían las farmacias.
  • Farmacéuticas y empresas fabricantes de material sanitario: como bien sabemos, la necesidad actual de equipamiento sanitario para proteger a los profesionales de la salud está siendo enorme. Ahí fuera está habiendo una auténtica guerra entre todos los países del mundo para obtener este tipo de material. Aunque muchos están optando por importarlo desde China (que, de momento, parece haber frenado el virus), seguramente la clave estará en que cada país produzca sus propios equipos: mascarillas, batas, gafas… y respiradores, la auténtica clave para conseguir que el número de muertos sea el más bajo posible.
  • Electricidad, agua, gas, comunicaciones: los proveedores de estos servicios son considerados básicos y completamente necesarios para la población.
  • Medios de comunicación: los periodistas tendrán libertad para desplazarse a sus puestos de trabajo o a dónde haga falta para cubrir la actualidad informativa, tan centrada últimamente en un único tema.

¿Puedo trabajar desde casa?

Sí, sea cual sea la actividad a la que nos dediquemos, podemos seguir trabajando desde casa, siempre y cuando nuestra empresa siga abierta y no nos hayan aplicado un ERTE. Este punto hay que dejarlo claro porque muchas personas, sobretodo autónomos o trabajadores por cuenta ajena que hacen normalmente teletrabajo, se están preguntando si pueden continuar trabajando.

Por ejemplo, si eres un autónomo que siempre trabajas en casa, puedes continuar haciéndolo sin problerma. También si sueles desplazarte a una oficina para trabajar y ahora has decidido trasladar tu oficina a casa. Si trabajas en una empresa y estos días estabas teletrabajando, también puedes seguir haciéndolo, lógicamente solo si la empresa continúa abierta y no te han aplicado ningún expediente de empleo.

¿Qué características tiene este permiso retribuido recuperable?

Tal y como ha explicado el presidente de España, los trabajadores que no puedan ir a trabajar por esta nueva prohibición estarán en situación de permiso retribuido recuperable. El plazo empieza el 30 de abril y se extiende hasta el 9 de abril (recordemos, a continuación enlazaría con los días fuertes de la Semana Santa).

Los trabajadores continuarán cobrando su salario de forma normal (de ahí lo de «retribuido»), pero deberán a la empresa las horas que se dejen de trabajar (por eso lo de «recuperable»). Estas horas tendrán que recuperarse de forma paulatina y espaciada. Cada trabajador tendrá que negociar con su empresa cómo se devolverán, por ejemplo haciendo una hora extra al día durante un tiempo.

¿Qué ocurre si ya estoy en un ERTE?

En tal caso, podemos decir que no te afecta esta nueva medida del gobierno español. Si estás en un ERTE, se entiende que ya no vas a trabajar, estás cobrando el paro y tus cotizaciones a la Seguridad Social las está pagando el gobierno. Si te encuentras en esta situación, recuerda otra de las decisiones: en cuanto termine el estado de alarma, las empresas deberán dar por terminados todos los ERTEs que se hayan ejecutado por el coronavirus.

Nuestra opinión

En Grupo LasGuías trabajamos con miles de empresas españolas, principalmente autónomos y PYMEs. Sabemos que la situación actual por culpa del COVID-19 está siendo terrible para muchos empresarios y consideramos que las medidas anunciadas por el gobierno para ayudar a paliar esta grave situación económica son insuficientes.

Creemos que van en el buen camino. Con esto queremos decir que serán útiles para muchas personas en activo, sean empresarios, autónomos o trabajadores por cuenta ajena. Pero, al mismo tiempo, consideramos que dejan totalmente desprotegidos a muchos otros, por lo cual apostamos por una ampliación de las medidas ecónomicas para que lleguen más allá.

El permiso retribuido recuperable anunciado hoy, por ejemplo, hará daño a muchas empresas que se verán obligadas a continuar pagando salarios a pesar de que tendrán el negocio cerrado y no estarán obteniendo ingresos. Es cierto que más adelante los trabajadores deberán recuperar las horas y por lo tanto la producción que se pierda ahora se podrá hacer en un futuro cercano, pero el problema está en saber si las empresas aguantarán hasta ese entonces. Nos tememos que algunas se quedarán en el camino y tendrán que echar el cierre.

En cuanto a los autónomos, parece que todas las ayudas han ido enfocadas a que los profesionales independientes cesen su actividad y pasen a cobrar el llamado paro del autónomo. Supuestamente han facilitado el trámite para que todos aquellos que han dejado de trabajar por el coronavirus cobren esta prestación. Es una medida correcta para apoyar a los que no estén en activo durante esta crisis.

Sin embargo, ¿qué ocurre con muchos otros autónomos que no cesan la actividad, siguen trabajando, pero sus ingresos han descendido un 50-80%? Podemos asegurar que muchos se encuentran en esta situación y para ellos no hay, de momento, ninguna ayuda. ¿Facilidad de crédito con el aval del gobierno? ¿Esto es lo que quieren?¿Un mayor endeudamiento?

Desde Grupo LasGuías creemos que urgen otras medidas, como la cancelación de las cuotas de autónomos durante el estado de alarma y el aplazamiento del pago de impuestos. Desde el gobierno y desde la Unión Europea se puede hacer todavía más. Necesitamos nuevas medidas económicas para que nadie, ni empresario, ni autonómo, ni trabajador se vea terriblemente afectado.