Amplía tu proyección profesional con un Máster MBA

Ante la inminente graduación de una carrera universitaria, es importante proyectarse a mayores niveles de formación en aras de obtener un mejor futuro: tanto a nivel personal como profesional. Un Máster MBA en las escuelas más importantes de España permite evolucionar en varios aspectos de la vida, permitiendo poder disfrutar de los logros alcanzados, del esfuerzo y derivando en un futuro profesional plagado de éxitos financieros y personales.

Máster MBA: todo lo que necesitas saber

Obtener un Máster en Administración y Dirección de Empresas trae consigo una gran variedad de ventajas en el ámbito profesional, por lo que tener todo el conocimiento de la oferta, a través de una guía MBA con información actualizada sobre estos programas, es algo ideal para comenzar con estos importantes estudios, que serán la base para gestionar, dirigir y desarrollar liderazgo en los negocios.

Para cursar este posgrado, es imperativo que ya poseas una titulación universitaria de grado o licenciatura, sin necesidad exclusiva de que tenga relación con dicha especialidad. Algunas escuelas, sin embargo, exigen el dominio del idioma inglés, por lo que se deberá tener buena puntuación en el Graduate Management Admission Test (GMAT).

Formación con Máster MBA

La duración de este estudio dependerá del tipo de MBA que decidas cursar. Por ejemplo, uno de tiempo completo puede estimarse entre uno o dos años, debido a que sus clases son durante cinco días a la semana, pero normalmente permite compaginarlo con un empleo; por otro lado, los Master Executive MBA pueden durar hasta cinco años, motivado por el hecho de que se cursan los fines de semana.

En consecuencia, este último puede ser ideal para aquellas personas que ya se encuentren trabajando. Por último, el Global Executive MBA tiene un enfoque internacional, lo que generalmente significa que parte del contenido estará en inglés y pueden presentarse estancias en el extranjero durante el estudio.

Una inversión a largo plazo

Las oportunidades de un buen empleo estarán a tu alcance gracias a la capacitación y las habilidades desarrolladas en el estudio de un MBA, así como ascensos a niveles directivos o ejecutivos y mejores salarios, todo esto derivado de dicha preparación que te dará un nivel mayor de competitividad en el mundo laboral.

En cuanto a las retribuciones salariales, podrán encontrarse en un porcentaje mucho más alto en comparación con las personas que no posean dicha titulación. Entendiendo, eso sí, que el beneficio se irá dando gradualmente mientras el profesional demuestra sus habilidades y conocimientos adquiridos, siendo así parte funcional de la empresa en la que desarrolle sus funciones laborales.

Por esta razón, gracias a su nivel de desempeño, entendemos que en un medio o largo plazo, se obtendrá el retorno de esta inversión en porcentajes elevados, especialmente porque las oportunidades de empleo y las vacantes directivas abarcarán empleos en compañías internacionales, donde muchas veces los beneficios salariales son superiores.

Por lo tanto, ¿cuáles son esas competencias y habilidades destacadas que debe tener un futuro trabajador consideradas como las más importantes por las empresas? Pues bien, pueden dividirse en dos tipos: los ‘soft skills’ y los ‘hard skills’, que básicamente son habilidades y técnicas por las que los empleadores destacan y, que como consecuencia, deberás disponer para obtener mejores oportunidades.

En el MBA, los principales ‘soft skills’ que podemos destacar, están referidos a la capacidad de trabajar en equipo con distintos tipos de personas, la efectividad a la hora de solucionar problemas o crisis con un importante nivel de profundidad, la correcta gestión del tiempo a la hora de realizar actividades, proyectos y tareas, y también, en el networking para desarrollar redes de contacto y liderazgo.

Por otro lado, en el aspecto de las ‘hard skills’, es importante el conocimiento de Big Data y analítica, dominio de un segundo idioma, previsiones financieras y la capacidad de adaptar el negocio o aspectos del mismo al campo digital. Ambos tipos de competencias son fundamentales e igualmente requeridas por las distintas empresas, algo que sin duda, un profesional de rigor debe desarrollar.

Las escuelas de negocios han significado un gran apoyo al estudiante debido a que se mantienen enfocadas en enseñar con los avances tecnológicos y las metodologías actuales, de manera que permiten una mejor capacitación. Un hecho que favorecerá con respecto a las distintas opciones profesionales, tanto a nivel nacional como internacional, en el momento que se pretenda entrar o desarrollarse en el mundo laboral.

Formación necesaria para la gestión de empresas

Un alto porcentaje del fracaso de los nuevos emprendimientos se debe a una gestión inadecuada, la cual está marcada por la toma de decisiones erróneas o inoportunas, en muchas ocasiones esto se debe a la escasa formación en el área de gestión empresarial de quienes dirigen la Pyme. 

No basta con conocer los productos o servicios, para dirigir una empresa de forma eficiente se debe contar con un modelo de negocio que le permita posicionarse en su nicho de mercado y crecer, toda empresa necesita conquistar su público objetivo para ganar prospectos y clientes, para ello necesita diseñar una oferta que pueda impactarles con productos o servicios que cubran sus necesidades. 

Se necesita considerar aspectos de vital importancia como los costos de los recursos clave, que incluyen el personal, la tecnología necesaria, los equipos, las instalaciones, los productos, los canales de distribución, entre otros. También hay que considerar el manejo de inventarios, los niveles de venta y el ingreso que generan por facturación, la fiscalidad y tributación, las utilidades esperadas, etc. 

Formación para gestionar empresas

Además no se puede pensar que la empresa está sola, hay que considerar que compite con otras empresas que pueden ser incluso más grandes y con mayor tradición en el mercado, la clave del éxito de la gestión empresarial depende de la formación de quienes la dirigen en áreas vitales, entre las que destacan: 

Ventas 

Las ventas son vitales para toda empresa, es un área en la que debe formarse todo empresario, conocer cómo funciona el mercado, qué volumen de venta se necesita para que la empresa sea rentable, cuáles son las técnicas actuales para colocar sus productos o servicios y posicionarlos adecuadamente.  

Es necesario también que conozca sobre el marketing digital, entender al target de su empresa para poder llegar a él y satisfacer sus necesidades y anhelos, entender la importancia de los nuevos canales de comunicación con el público, prospectos y clientes para crear y desarrollar una estrategia que incluya tácticas de venta y fidelización. 

Economía y finanzas  

La formación en economía y finanzas es esencial, para gestionar eficientemente una empresa se debe entender como funciona la economía a nivel nacional y global, se debe conocer sobre las leyes y políticas económicas tanto a nivel de España como de la Unión Europea y cómo pueden afectar a la empresa. 

Las empresas necesitan de un capital, tanto para iniciar sus actividades como mantenerse activas en el mercado, por ello generalmente necesitan de inversionistas, o financiamiento a través de bancos u otras empresas financieras. 

Contabilidad 

Para dirigir una empresa es necesario entender cómo se llevan las cuentas, por ello la formación en contabilidad es esencial, no se necesita ser un experto contable, pero se debe conocer los aspectos básicos para ubicar y entender cualquier información contable. 

Debe conocer además, el manejo básico del software contable que se use en su empresa o negocio para poder obtener en cualquier momento información y conocer la situación de la empresa. Estaríamos hablando, por ejemplo, de los conocidos contaplus, nominaplus y facturaplus.

Tecnología 

La formación en esta área es esencial, especialmente ahora que la tecnología ocupa un lugar importante en el quehacer diario de toda empresa, quien dirige una empresa necesita entender cómo la tecnología puede ayudarle a avanzar para alcanzar sus metas propuestas. 

La tecnología está asociada a las formas y métodos de producción, así como a la conexión e interacción con el público objetivo y el manejo de las ventas, debido a la masificación de internet y las redes sociales.

La figura del orientador laboral: más necesaria que nunca

La pandemia del COVID-19 ha supuesto un duro golpe para la economía y el mercado laboral. Nos tememos que sufriremos sus consecuencias aún durante más tiempo, sobre todo cuando el gobierno decida quitar los ERTE y muchos empleados tengan que volver a empresas donde no haya suficiente trabajo, produciendo una oleada de despidos.

En una situación así, tenemos que prepararnos en la medida de lo posible si somos trabajadores por cuenta ajena para aumentar nuestras posibilidades de mantener nuestro puesto de trabajo o encontrar uno nuevo. ¿Cómo podemos hacerlo? Las prioridades serían contar con una buena formación y confiar en los orientadores laborales, que están especializados en encontrarnos empleo según nuestras características.

También tenemos la opción de combinar ambas prioridades y hacer un curso de orientador. Con titulación universitaria, un curso de este tipo nos abrirá las puertas a multitud de trabajos donde es necesaria la presencia de este profesional. Estamos hablando, sin duda, de una profesión que tiene y tendrá mucha demanda en el futuro.

¿En qué consiste la figura del orientador laboral?

Un orientador laboral es una persona, debidamente formada, que se encarga de ayudar a los demás a encontrar un empleo que se adapte a sus condiciones, formación, preferencias y disponibilidad.

Orientadora laboral trabajando

Se trata de un profesional que tiene conocimientos del marco normativo actual y que aplica diferentes técnicas de búsqueda para encontrar el trabajo más adecuado. Además, puede guiar a las personas para mejorar su currículum, por ejemplo sugiriendo maneras de mejorar su formación.

El orientador es, por lo tanto, un asesor personal en empleo, capacitado para ayudar a los desempleados a reincorporarse al mercado laboral. Con unos conocimientos que abarcan incluso la política de empleo de la UE o los distintos contratos laborales, es la mejor solución para aquellos que buscan trabajo.

¿Dónde puede trabajar un orientador laboral?

Básicamente en cualquier lugar donde se pueda precisar esta figura. Nos referimos a oficinas de empleo, centros de formación (ya sean privados o públicos); consultorías, asesorías o talleres de empleo, departamentos de recursos humanos…

Como vemos, las salidas laborales son muchas y la demanda de este tipo de profesionales irá seguramente al alza los próximos meses, debido al daño ocasionada en el mercado laboral por la pandemia del COVID-19.

Realizar un curso universitario para poder ocupar esta profesión se trata, por lo tanto, de una excelente opción si estamos en el paro o pensamos que podríamos perder nuestro puesto de trabajo en el futuro próximo.

Orientando a colectivos más vulnerables

Dentro del grueso de personas que se encuentran en desempleo y necesitan apoyo para encontrar un trabajo, hay una serie de colectivos que sufren especialmente la crisis actual.

Hablamos en general (aunque lógicamente con muchas excepciones debidas a la formación o experiencia) de jóvenes, mujeres, inmigrantes, personas con discapacidad o algo mayores.

En estos casos es cuando la figura de un/a técnico/a en orientación laboral cobra especial importancia, pues hay que utilizar todos los conocimientos, aptitudes y herramientas para encontrar empleo. Por si fuera poco, la mayor implantación del teletrabajo, que en general se puede considerar beneficiosa para empresas y empleados, puede afectar negativamente a colectivos en riesgo de pobreza sin acceso a las tecnologías de la información.

Este profesional domina los portales SEPE y EURES de apoyo a la búsqueda de trabajo, así como diferentes técnicas de búsqueda de empleo. Junto con sus conocimientos sobre selección de personal en empresas, presta su ayuda y orienta laboralmente a los colectivos mencionados más arriba.

Conclusión

Convertirse en orientador/a laboral es una buena elección: accederemos a una profesión con demanda creciente, que será clave en los meses del COVID-19 y posteriores, y además tendremos la gran satisfacción de ayudar a otras personas a encontrar empleo y mejorar su vidas.

× Publicar mi artículo